/d Sociedad

Un informe publicado en Bae Negocios advierte suba del desempleo al 8% pese a los bajos salarios

El horizonte laboral en Argentina se nubla a medida que nos acercamos al cierre del año, y las perspectivas a mediano plazo generan inquietud tanto entre economistas como entre los trabajadores. A pesar de que la tasa de desempleo tocó un mínimo del 5,7% en el tercer trimestre, los salarios se encaminan a cerrar el año con la peor pérdida de poder adquisitivo desde 2018.

De acuerdo con los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), el poder adquisitivo de los salarios formales ya acumula una pérdida de 2 puntos porcentuales frente a la inflación en los primeros diez meses de 2023. Este escenario se agrava debido al impacto del notable aumento inflacionario registrado en noviembre y estimado en diciembre, proyectando una disminución en el poder de compra salarial incluso más pronunciada que en 2018.

La periodista Marcia Della Oca, del diario Bae Negocios, destaca en su reciente artículo que el fenómeno de la estanflación, que combina estancamiento económico e inflación, ha desencadenado una situación preocupante. La inflación ha erosionado los ingresos de los trabajadores, generando un escenario en el cual las familias se ven forzadas a buscar empleo adicional para hacer frente a la creciente presión económica.

La consultora Ecolatina advierte que en la primera parte del próximo año, más personas buscarán empleo para complementar ingresos familiares ya afectados. Aunque esta búsqueda adicional no se traduzca necesariamente en un aumento sustancial del desempleo, se espera que parte de la pérdida de empleo formal migre hacia trabajos informales y cuentapropistas, caracterizados por ser de menor calidad.

En este contexto, es esencial destacar que la baja en la desocupación hasta su nivel más bajo desde la salida de la convertibilidad se ha visto influida parcialmente por el crecimiento del empleo informal, superando al empleo formal. Según Ecolatina, el impulso al empleo formal provino principalmente del sector público, con un aumento del 8,6% interanual, superando significativamente a los puestos de trabajo del sector privado (+2,6% interanual). La administración pública y la educación explicaron más de la mitad del aumento total de empleados.

En resumen, el difícil escenario laboral que se vislumbra para el próximo año plantea desafíos significativos para los trabajadores argentinos, quienes podrían enfrentar una combinación de salarios menguados y una creciente incertidumbre sobre la estabilidad laboral, según señala Marcia Della Oca en su artículo para Bae Negocios.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los Más Leídos

Salir de la versión móvil