/d ShowTime

Pampita es la nueva Diva Argentina

La pelea en el Bailando entre La One, Moria Casán, y Pampita dejó mucho más que un recorte para un clip en las redes, sino que marcó la llegada definitiva de Carolina Ardohain al podio de las divas. Porque no solo se le plantó a la lengua más filosa del showtime argentino, sino que lo hizo con la autoridad de «una mujer de 45 años», como ella misma dijo.

Moria, sabemos, está mucho más allá de una pelea mediática, salga más o menos mejor parada. Porque, desde hace años, con Susana viviendo su vida entre Punta del Este y Uruguay, y con Mirtha Legrand en otro nivel superior que tanto Moria como la diva de Telefé le han reconocido a la dueña de las mesazas, la «pantera de Mataderos» es la única gran estrella con presencia permanente en la TV nacional.

Moria es Moria, pero Pampita es Pampita y eso no se discute, al punto que la propia Moria había dicho que era de las pocas mujeres que admiraba, y no es para menos.

La historia de Pampita en el showtime nacional no solo es brillante, sino que su camino para llegar a la cima ha tenido obstáculos desde los más snob, como los codazos en las pasarelas, hasta los más trágicos como la pérdida de Bianca, la hija que tuvo junto a Benjamín Vicuña. Y en el medio de esos extremos, hubo amores, matrimonios fallidos, escándalos en el motorhome, y una lupa extremadamente desigual puesta sobre la vida de Carolina, que a estas alturas, tiene más de pública que de privada.

Pero a todo esto, hay que sumarle que su marido, Roberto García Moritán, para muchos un desconocido, no era solo el marido de Pampita, sino que desde su rol de empresario desembarcó en la política, se bancó cruces tensos contra pesos pesados de la rosca argentina, enfrentó el hateo en las redes y terminó como miembro del gabinete del Gobierno de la Ciudad en la novedosa gestión de Jorge Macri. Y quizás ahí esté la clave de qué cosas de Roberto conquistaron a Carolina, y entre ellas sin dudas se destaque su personalidad y su determinación para ir en busca de sus metas.

A sus 45 años, por empezar, Pampita no niega su edad, ni tampoco resigna belleza ni glamour. Sigue siendo una modelo muy cotizada, es influencer, es conductora, tuvo su propio reality y no para de facturar, mientras se sigue bancando algunas ninguneadas o desplantes como los que recibió en los Martín Fierro cuando le enfocaban a ella mientras su ex marido, Benjamín Vicuña, recibía un premio en el escenario. Increíble, pero a eso juegan algunos productores que ya no le atan ni los cordones a Pampita: quieren, siempre, dar a entender que algo existe en Carolina y su ex, llevándose por delante la construcción de su nueva familia, el respeto a su marido y el respeto a su persona.

Luego de la pelea con Moria, y no por la pelea en sí, quedó claro que la cuarta diva argentina se llama Carolina Pampita Ardohain.

Los Más Leídos

Salir de la versión móvil